Brasil cree que Uruguay se mete en un “callejón sin salida” en el Mercosur

0
33
brasil-cree-que-uruguay-se-mete-en-un-“callejon-sin-salida”-en-el-mercosur

EFE.-La decisión de Uruguay de condicionar la rebaja arancelaria del Mercosur a la libertad para negociar en forma individual acuerdos comerciales puede dejar a ese país en un “callejón sin salida”, dijo a Efe un portavoz oficial brasileño.

 “Esa postura causa un bloqueo”, no crea “confianza” y “es difícil de entender”, declaró el embajador Pedro Miguel Costa e Silva, secretario de Negociaciones Bilaterales y Regionales para las Américas de la Cancillería brasileña, tras la cumbre semestral del Mercosur, celebrada este viernes en forma telemática.

Recomiendo leer:El comercio agropecuario es clave para impulsar la economía en América Latina

 En la cita presidencial se esperaba que fuera aprobada una rebaja del 10 % del Arancel Externo Común (AEC), que parecía virtualmente consensuada pero se frustró por la presión de Uruguay, que exigió a cambio una mayor libertad para avanzar en forma individual hacia acuerdos comerciales con otros países o bloques, como de hecho lo hace ya con China.

 Según dijo Costa e Silva, “Uruguay apoya” esa reducción de los aranceles externos, pero “el problema está en la vinculación que hace” entre ese asunto y las discusiones que existen para una mayor flexibilización de las negociaciones externas.

 “Esa adecuación es muy complicada”, sobre todo porque Argentina y Paraguay “ya han dejado claro que no aceptan” alterar la cláusula del Mercosur que obliga a todos los Estados miembros a encarar las negociaciones de tratados comerciales en bloque, explicó.

En el caso de Brasil, el diplomático dijo que la posición es “un poco diferente” de la sostenida por Argentina y Paraguay y hasta cree que es “una discusión necesaria y justa”, pero que, desde el punto de vista brasileño, debe ser “planteada de otra forma».

 “Se debe buscar la flexibilidad dentro de las reglas, sobre todo cuando hay dos países que ya han dicho que no lo van a aceptar” de la forma en que lo ha puesto sobre la mesa el Gobierno uruguayo, agregó.

 Costa e Silva también puntualizó que, así como Uruguay ya ha comenzado una “negociación exploratoria” para un acuerdo comercial con China por su propia cuenta, se mantiene como miembro pleno del Mercosur y “trabajando activamente” dentro del bloque.

 En su opinión, Uruguay ha “anticipado una discusión que no era para ser tenida ahora” y, al hacerlo, genera un “bloqueo” que lo deja dentro del Mercosur en una suerte de “callejón sin salida».

 También destacó el hecho de que, por primera vez en la historia de treinta años de cumbres del Mercosur, este viernes fue aprobada una declaración tripartita, firmada por Argentina, Brasil y Paraguay y que no fue suscrita por Uruguay.

 Esa declaración reitera el compromiso de esos tres países para avanzar en la revisión de los aranceles externos que Uruguay ha condicionado a la flexibilización del bloque.

Sin embargo, en un guiño a Uruguay, también subraya que los tres países se han comprometido “a lograr un acuerdo cuatripartito en beneficio de la productividad y competitividad de las economías de los Estados Partes” durante la próxima presidencial semestral, que desde este viernes está en manos de Paraguay.

 “Eso es una novedad absoluta, algo que nunca ocurrió”, indicó Costa e Silva en relación al comunicado tripartito, y explicó que se decidió emitirlo porque la cumbre podría haber acabado entonces sin una declaración, como pasó en la anterior, bajo la presidencia de Argentina.

 Pese a las dificultades, el diplomático aseguró que el Mercosur está dispuesto a continuar las discusiones con Uruguay y a alcanzar consensos.

 “La puerta con Uruguay estará siempre abierta y queremos hallar caminos conjuntos”, aunque lo que “no puede haber es bloqueos”, enfatizó.

 Más allá de esas discordias, Costa e Silva destacó además los pasos firmes que ha dado el Mercosur en los últimos seis meses, bajo la presidencia brasileña, que quedaron plasmados en los comunicados y declaraciones firmados durante la cumbre.

 “También está el lado positivo de este semestre”, en el que “no fue poco lo que se hizo”, aseguró.

 En ese marco, citó los esfuerzos conjuntos en el combate a la pandemia de coronavirus, acuerdos para mejorar la cooperación en las áreas digitales y de defensa y fortalecer el combate a la corrupción, entre otros asuntos.