República Dominicana preparada ante ocurrencia de sismos

Varios expertos en sismología destacaron que la República Dominicana está preparada ante la ocurrencia de un terremoto, ya que en la actualidad se toman medidas preventivas que han fortalecido la capacidad de respuesta del país.

Durante un panel realizado en la sección Agenda Municipal, del programa Ojalá, canal 4RD, Franklin Labour, director general de la Oficina Nacional de Evaluación Sísmica y Vulnerabilidad de Infraestructura y Edificaciones (Onesvie), Leonardo Reyes, presidente de la Sociedad Dominicana de Sismología (Sodosismica) y Osiris de León, asesor científico del Poder Ejecutivo, ponderaron las políticas que se implementan desde el Estado para la prevención de catástrofes.

Los expertos valoraron la creación de la Mesa Sísmica, conformada por la Onesvie, Sodosismica, el Centro Nacional de Sismología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (CNS-UASD), el Ministerio de Obras Públicas, la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), el Observatorio Sismológico del Loyola y el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

Esta mesa articula a las instituciones públicas y privadas a estar preparadas ante la eventualidad de cualquier sismo o catástrofe que ocurriera, lo que fortalece la alerta sísmica de la República Dominicana.

Las escuelas, hospitales y puentes que construyen Obras Públicas y la Oisoe están preparadas para ser sismo resistentes que cuentan con un sistema estructural seguro.

Entre las edificaciones destacada por los sismólogos se encuentra el hospital José María Cabral y Báez, en la provincia Santiago, que cuenta con una estructura sólida. Esto se evidenció en el último temblor de tierra de 5.3 que se sintió en el país el pasado 4 de febrero, que no afectó la nueva estructura centro hospitalario.

En la actualidad, el Estado dominicano trabaja en la creación de una escuela de evaluadores, un banco de datos pre y pos desastre, además de que se realizan evaluaciones gratuitas a edificaciones público y privadas.

También se amplifican las ondas sísmicas y las ondas de acción, para garantizar a la población calidad y prontitud ante cualquier desastre o catástrofe.